domingo 4 de junio de 2017

BOCA ES DE PRIMERA

Boca le ganó a Echague 98 a 76 y se mantuvo en la primera división.

Compartí esta nota

Boca le ganó a Echague 98 a 76 y se mantuvo en la primera división del básquet. Dominó el partido de punta a punta y fue merecido ganador. Es tiempo de festejos. Más adelante vendrán los análisis.

Felicidad a nuestra gente y a seguir luchando contra los buitres de adentro.

Boca se llevó la batalla definitiva ante Echagüe y sentenció su salvación. En un partido donde fue claramente superior y demostró estar un gran escalón por encima, el Xeneize le ganó 98-76 al elenco paranaense para decretar el 3 a 2 de la Permanencia y garantizarse su continuidad dentro de la Liga Nacional. De esta forma, al igual que se determinó la permanencia de Boca, Echagüe quedará marginado al TNA desde la próxima temporada. Lucas Gargallo fue la gran figura de un anfitrión brillante, con el pibe sumando 22 puntos y siendo el gran referente ofensivo de un equipo que mostró enorme actitud para quedarse en la A.

La historia comenzó pareja en el marcador pero con un Boca que en el despliegue fue mucho más claro. No lo podía reflejar demasiado en el tablero, ante un Echagüe que se mantuvo al acecho independientemente de tener pasajes algo tambaleantes. El ingreso de Delfino desde el banco, enchufadísimo y con varios puntos en la mano (entró con un triple y terminó con seis unidades ese cuarto), fue decisivo para que Boca tome un despegue que sería fundamental. Al terminar el parcial inicial, la ventaja local fue de 22-15, cauta pero más ajustada a la realidad del trámite.

El despliegue de Boca se hizo mucho más fuerte en el siguiente periodo, destacando un trabajo brillante de Gargallo en ambos costados de la cancha, ya fuese con puntos o con una defensa bárbara. Impulsado por el joven escolta, los de Córdoba llegaron a tomar una renta enorme de 20 unidades (44-24), y aunque Echagüe trató de maquillar esa diferencia en los últimos minutos (fantástico triple de Zustovich desde atrás de mitad de cancha para cerrar el primer tiempo) Boca siguió siendo el claro comandante del encuentro: 45-32 al descanso largo tras un segundo periodo muy sólido (23 a 17).

Gargallo siguió aprovechando ese impulso generado en el segundo segmento y arrancó el complemento en la misma sintonía, con ímpetu y castigando desde el perímetro. El aporte de Lampropoulos también fue determinante, mientras que los discretos pero valiosísimos y contínuos trabajos de piezas como Amicucci o Pérez también tuvieron su protagonismo. La diferencia volvió a ampliarse y Boca llegó a tomar 25 de ventaja (65-40 a dos minutos), algo que se mantuvo hasta el final del parcial: 71-47 al ingresar al último cuarto.

Ya no hubo punto de retorno en el partido, Boca siguió siendo una topadora y redondeó un triunfazo por 98-76, llegando a sacar una máxima de 33 tantos. La diferencia fue tan clara que los de Córdoba no se vieron intimidados por descuento que Echagüe concretó en los últimos minutos. El Xeneize fue cambiando fichas, para el detalle quedaron los buenos minutos que siguió sumando Delfino en el cierre y Boca desató la fiesta, sacándose la soga al cuello y poniéndole un broche de alivio a una temporada sufrida pero premiada con la salvación.

 

 

Boca 98: Pérez 11, Funes 0, Gargallo 22, Mc Donald 8 y Lampropoulos 8 (fi) Gianella 12, Amicucci 13, Carlos Delfino 13, Caffaro 4, Cavallero 3, Lucio Delfino 0 y Vasirani 4. DT: Ronaldo Córdoba.

Echagüe 76: Solano 5, Baeza 4, Green 16, Uranga 5 y Caracter 7 (x) (fi) Zustovich 6, Ayarza 11, Stucky 5, Nocedal 0, Barroso 8 y Buemo 9 (x). DT: Ignacio Barsanti.

Árbitros: Alejandro Chiti – Daniel Rodrigo – Roberto Smith.
Parciales: 22-15, 45-32, 71-47
Estadio: Luis Conde (Buenos Aires).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *