lunes 2 de octubre de 2017

Obras le propinó a Boca otra derrota

Vía Martín Marzolini & Basquet Azul y Oro

Compartí esta nota

Obras volvió a dar una nueva muestra de solidez y le ganó a un inconsistente Boca por 79-64 de local en el Templo del Rock. Fue la segunda victoria del equipo de Carlos Romano en este Súper 20, que dominó durante todo el partido pero que lo terminó liquidando en los minutos finales (parcial 19 a 9 en el periodo definitivo). Boca, que sigue sin ganar, no tuvo una buena noche y volvió a tener baches. La figura fue Tomás Zanzottera con una labor bárbara de 22 puntos (4/7 en triples) y 5 rebotes, aunque también hay que destacar los trabajos de Joaquim Valdelicio (17 tantos y 10 rebotes) y Maurice Kemp (16 unidades y 7 rebotes).

En un arranque algo desordenado ofensivamente, Obras fue el primero en marcar una pequeña diferencia a su favor. Lo hizo a través de los triples, con Zanzottera y Kemp, ambos por duplicado, para abrir un 12 a 2 en cinco minutos. Esa tendencia se mantuvo durante todo el primer parcial, en un Boca que estuvo flojo de ideas para dañar el aro rival y con un local que tampoco se lució pero que sí tuvo bajo control el termómetro (18 a 9).

Boca mejoró en el segundo periodo, porque a pesar de que siguió teniendo errores la realidad es que la calidad individual y de resolución de Boccia le puso paridad al encuentro. El Xeneize se puso abajo por cuatro (20-16) en tres minutos, pero Obras se reacomodó rápidamente y con Spieth como bandera estampó una máxima de once: 34-23. La realidad es que por momentos Boca dependió mucho de Boccia, y si bien fueron apareciendo otros actores (Bryan y Lampropoulos por ejemplo), la realidad es que no le alcanzó. Obras, intermitente pero más firme, se fue al descanso largo 37-35 arriba.

Obras no dejó que ese recorte de Boca continúe en levantada y por eso salió al tercer cuarto con mayor firmeza. Zanzottera se cargó el equipo al hombro, aunque el aporte de Valdelicio en puntos y rebotes también fue determinante. Por eso llegó a tomar +10 (49-39), aunque Boca tuvo un par de arrestos que siempre lo mantuvieron al acecho. Ya no alcanzó únicamente con Boccia, pero tampoco era suficiente la intermitencia que tuvo. La buena para Boca es que cerró el parcial en partido, independientemente del bombazo que clavó Campbell sobre la chicharra y que estampó el 60-55 para los de Romano.

El arranque del último cuarto fue clave para definir la historia, porque nuevamente Obras salió más sólido y clavó una rachita de 7 a 1. Eso le permitió despegarse a un 67-56 con olfato a definición, porque a pesar de que Boca tuvo algunos aproximos ninguno de ellos fueron serios. Con Boccia controlado Boca igual llegó a ponerse a siete (71-64), pero entonces Obras le cerró el aro y lo cerró con una buena diferencia, en base una vez más a su solidez defensiva, ayudado por el poco peso de Boca, pero golpeando en los momentos justos para llevarse la victoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *