viernes 21 de abril de 2017

Basualdo: “Ya no vemos caños ni pausas”

El volante que supo ganar todo en la época dorada de Boca entre el 98 y el 2000, habló con ‘De Xeneizes y Millonarios’ en donde analizó el presente de Boca y del fútbol argentino. Además recordó sus años en el club y la selección Argentina.

Compartí esta nota

“Siempre es lindo estar y permanecer en la historia de Boca asegura José Basualdo sobre su paso por el Xeneize: “Ser partícipe de los 112 años de la historia de Boca es muy gratificante”, señaló el ex mediocampista quien charló en exclusiva con De Xeneizes y Millonarios.

Además, agregó que como hincha “llegar a Boca en el último paso de mi carrera fue espectacular. Fue importante llegar con mucha experiencia y mundiales encima. A eso sumarle el técnico que ya había tenido (Carlos Bianchi), fue la frutilla del postre. Desde el 98 al 2000 disfruté a pleno y ganamos todo”.

El ‘Pepe’ también se animó a opinar sobre el equipo de Guillermo: “A Boca, en la actualidad, todavía le falta regularidad. Hay partidos que se juegan muy bien y otros mal. Todavía no hay un equilibrio en el cuál Boca se afiance. Lo que queremos los hinchas de Boca en este momento es tratar de salir campeones y volver a jugar copas internacionales”.

 

FÚTBOL ARGENTINO

Más allá del mundo Boca, Basualdo analizó en profundidad al fútbol argentino en general. “Ya no vemos caños, ni pausas, ni cambios de frente. Faltan los Román (Riquelme), que pensaban y podían controlar mejor el partido. Hoy en día se corre demasiado y no se traslada. Ahora hay muchos números y tácticas. Lo cierto es que nosotros jugábamos 4-3-1-2, salimos campeones invictos y nadie nos encontró la vuelta”.

Y agregó: “Perdimos todo en Argentina y eso me pone mal. Yo envidio a Brasil, que sigue jugando de la misma manera. Los laterales siguen yendo al ataque y riéndose… Ellos pudieron mantener un estilo a pesar de haber caído en un pozo”.

 

SELECCIÓN ARGENTINA

Al momento de explayarse sobre la selección Argentina, el volante que también tuvo un importante paso vistiendo la celeste y blanca reflexionó: “Messi no da la lista de la selección. A lo sumo nombrará a uno o dos, pero no un seleccionado entero. Diego lo ha hecho en su momento”.

Por otra parte, le tiró algún palito a los jugadores actuales: “En la selección nos seguimos quejando de los mismos, pero los siguen llamando. Traes un recambio pero siguen jugando los mismos”, y recordó que “la base de ésta selección hace más de cuatro años que vienen jugando juntos. Entonces no digamos que no tienen mucho tiempo de trabajo y le echemos siempre la culpa al técnico”.

Continuando con el mismo tópico dijo no entender la no convocatoria de Mauro Icardi y se animó a tirar un nombre para el puesto de ‘9’: “Durante esta eliminatoria llevaría a José Sand. No importa que no venga de Europa. En la última Copa América que ganamos en el 93, el 80% éramos jugadores locales. No hay que despreciar a los jugadores de acá”.

 

DIVISIONES INFERIORES

Por último, el ex Xeneize se refirió a lo que sucede con las nuevas generaciones de futbolistas: “Hoy en día los jóvenes están todo el día con los auriculares. Le tenés que mandar un Whatsapp para que te escuche, o le tenés que pegar un cachetazo y decirle: ‘nene, despabilate’. O si no que empiece el rigor, prohibir todo”.

Como parte de su experiencia dentro de diversos vestuarios, comentó: “Los chicos antes escuchaban. Lo ha dicho Román, Battaglia… prestaban atención, miraban lo que hacíamos. Ellos sacaban cosas nuestras que después influían en la personalidad de cada uno”. Y ejemplificó como era su apredizaje: “Yo miraba a los jugadores de mi puesto, trataba de sacar cosas y después las probaba en la práctica. Miraba a Rijkaard, al Negro Enrique… hoy en día le decís a un pibe que se quede mirando fútbol y te mata”.

Finalmente, cerró la charla recordando como fueron sus primeros pasos dentro del fútbol y sus referentes del comienzo: “Yo tuve a Enrique, Burruchaga, jugadores que te iban guiando. Después uno le va metiendo. Pero mi estilo cambió cuando fui a Alemania. Yo no hice inferiores, mis inferiores fueron el potrero y de ahí me fui a Dálmine”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *