viernes 25 de noviembre de 2016

En la ruleta de los N° 5, Guillermo sigue buscando la mejor combinación para Boca

El técnico sólo pone a dos de los seis volantes centrales de jerarquía: Pablo y Sebastián Pérez, Bentancur, Gago, Wilmar Barrios y Cubas.

Compartí esta nota

Boca, en el corto plazo, tiene un problema central. El cambio de esquema, la frustración deportiva, la compra de refuerzos y la recuperación de otras piezas que hasta hace unos meses eran titulares indiscutidos derivaron en un plantel con superpoblación de mediocampistas centrales.

Es cierto. No todos tienen las mismas cualidades ni pueden cubrir cualquier posición en ese sector del campo, pero el cuerpo técnico de Guillermo y Gustavo Barros Schelotto tiene a disposición a seis futbolistas de jerarquía para una zona en la que, en la actualidad (por el esquema 4-2-3-1) sólo pueden jugar dos. Si eso se le suma el magro 2017 que se avecina, con un ritmo de competencia relajado y sin roce en el plano internacional, el escenario se complica.

A Pablo Pérez y Rodrigo Bentancur, titulares en la actualidad, se les agregaron en el receso de invierno los colombianos Sebastián Pérez y Wilmar Barrios. Y además se destacan en cada práctica Fernando Gago y Andrés Cubas, el doble 5 que más había conformado a los mellizos en el primer semestre de este año, y que perdió casi en simultáneo. El 20 de abril, frente a Deportivo Cali, Cubas sufrió una lesión en el ligamento deltoideo de su tobillo derecho que lo marginó por tres meses, y apenas cuatro días después, el 24 y contra River, Gago volvió a romperse el tendón de Aquiles izquierdo, que lo alejó de las canchas por casi siete meses.

Se descuenta que si ya alcanzó la plenitud física, Gago volverá a la titularidad más temprano que tarde, aunque los ritmos pretendidos por el volante no son similares a los que maneja Guillermo. Integró el banco de suplentes contra Rosario Central, y la idea inicial era que sumara minutos. Pero la temprana expulsión de Centurión y el desarrollo del encuentro modificaron los planes y le impidió volver a pisar de manera oficial un campo de juego tras 210 días.

¿Serán Pérez y Gago el “doble 5” en el 4-2-3-1 que inauguraron los Barros Schelotto en el comienzo de este torneo? Es una posibilidad. Con el Nº 8 en funciones más defensivas, pero a la vez con su precisión para entregar la pelota limpia, y el Nº 5 en una ubicación más creativa, distribuyendo el juego. Pero entonces, el que quedaría relegado al banco de suplentes es Rodrigo Bentancur, una debilidad de este cuerpo técnico, y que es seguido muy de cerca desde Europa. Por lo tanto, es necesario que tenga visibilidad. Si como se anuncia desde hace meses, el volante uruguayo ya fue vendido a Juventus, sería ridículo mantenerlo en el plantel hasta junio y que no juegue.

¿Y los colombianos? Más allá de que les costó adecuarse al ritmo del fútbol argentino y ponerse a punto en el aspecto físico, no deja de ser desmoralizador para Sebastián Pérez y Wilmar Barrios no jugar con frecuencia. El primero era titular en Atlético Nacional y en tres meses y medio pasó de ser campeón de América a ocupar un lugar en el banco de Boca y ser alternativa de vez en cuando, como sucedió en la última fecha. El segundo jugó unos minutos frente a Temperley en la Bombonera, y tuvo un discreto debut como titular frente a Central, por la Copa Argentina, en Córdoba, en donde fue reemplazado en el entretiempo. Los dos consideran como una evolución en sus carreras haber recalado en un club como el de la Ribera, pero será clave en ellos mantenerlos motivados anímicamente. Hasta Leonardo Jara, hoy muy relegado, supo jugar en la zona central del medio campo.

Más relegado que los colombianos aún aparece Cubas. El joven misionero vivió en este 2016 en una verdadera montaña rusa de emociones. Con Arruabarrena era titular indiscutido. En marzo, tras el arribo de los Barros Schelotto, volvió al banco. A fuerza de mucho esfuerzo y dedicación en los entrenamientos, recuperó su lugar entre los once y hasta se ilusionó con los Juegos Olímpicos de Río 2016. Pero con su lesión cedió terreno, y aunque fue considerado para los choques contra Independiente del Valle, no volvió a tener continuidad y apenas jugó los 90 minutos contra Belgrano y Godoy Cruz. Para colmo, la viralización de un chat hot que lo tuvo como protagonista también le provocó un llamado de atención de los entrenadores.

Otra alternativa sería modificar el dibujo táctico, y que en el medio jueguen Pablo Pérez, Gago y Bentancur, los tres que eligieron los Barros Schelotto para visitar a River el 6 de marzo pasado, apenas cinco días después de asumir como entrenadores. Pero aún cuando en la próxima jornada Gago ingrese por el suspendido Centurión, ese cambio de esquema obligaría a también rever la zona de ataque, algo que no parece hoy probable.

Algunos por más quite y sacrificio (Cubas y Barrios), otros por más claridad con la pelota en la creación de juego (Bentancur y Gago) y los restantes por cumplir los dos requisitos (Pablo y Sebastián Pérez), lo concreto es que a Boca le sobran futbolistas en el medio campo y, ya sea por préstamos o ventas, seguramente será una de las zonas que tenga más bajas a fin de año. Hasta entonces, el tema es ver cómo Guillermo logra darle a Boca la mejor combinación.

Antonio Rattín, la mirada de un histórico en el puesto, en tres preguntas

¿Cómo ve hoy al mediocampo de Boca?

Me gusta Pablo Pérez. Es bastante guapo y metedor. Y Bentancur es un pibe al que todavía le falta. Habrá que esperarlo un par de meses más u otro campeonato. No es un mal futbolista, pero necesita jugadores al lado que jueguen bien. Si no, queda muy solo en el mediocampo.

Un 5 clásico como era su caso o el famoso doble 5 actual: ¿Qué sistema prefiere y qué jugadores pondría usted?

Lo que me interesa es que el equipo se pare bien en la cancha. En el medio tiene que haber alguien que marque, que ordene, que grite, que le diga a los laterales que no se queden arriba como delanteros y vuelvan atrás. Siento que la columna vertebral del equipo no está bien armada. A nosotros nos hacen falta dos marcadores centrales, un volante de contención y un 9 que no salga del área.

Gago en plenitud, ¿es titular?

A mi entender, sí. Fernando viene de estar siete meses parado. No es nada fácil volver en buen nivel. Siempre me gustó mucho y espero que vuelva igual a como estaba.

Textos: @plisotto

Fuente: www.lanacion.com.ar

Autor: Luis Alejandro Puig

Encontrá toda la info de Boca en nuestras redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *