jueves 5 de abril de 2018

Gano y luego existo: Cortitas y al pie

Fase de grupos 2/6 Copa Libertadores: Boca 1 (Pavón) - Junior 0.

Compartí esta nota

Boca volvió a jugar el torneo que más le gusta en su casa, ganó, tiene cuatro puntos de seis y perdonó a Pablo Pérez que jugó su partido especial y se fue aplaudido luego de ser uno de los mejores jugadores de la cancha.
Fue 1 a 0 con gol del wing con destellos de selección y al que Boca está obligado a retener si las intenciones de ganar la Copa Libertadores son serias. Pavón le da velocidad, desequibrio, dribling y gracias a su gran pegada, gol. El de ayer lo hizo con su clásico arranque de izquierda hacia el centro y disparó a donde terminan adentro, abajo al lado del palo. Fue a los 28 minutos del primer tiempo y abrió un partido que nunca en su desarrollo fue fácil.
¿Mereció ganarlo? Sí, Guillermo podrá seguir gritando con verdad que nunca lo superan pero Junior de Barranquilla se lo pudo haber empatado porque el 4-3-3 por momentos muestra un equipo largo, con trabajo forzado para los tres del medio, no se lo ve firme atrás y un equipo más picante, lo puede lastimar y mucho.
Las falencias de este Boca que para ser candidato deberá construirse partido a partido, minuto a minuto, se vieron reflejadas cuando la pelota pasaba por el buen pie de Cantillo, la velocidad de Chará y alguna amenaza de Teo Gutiérrez que en la Bombonera nunca pasa de ahí.
En el partido imaginario que se juega en nuestras cabezas se había pensado un equipo más rápido, con Pavón y Espinoza por los costados, pero fue más lento desde la realidad porque eligió bajarle el ritmo de juego moviendo la pelota con cautela y aunque Bebelo Reynoso completó otro buen partido, para explotar esa velocidad al punterísimo de la Superliga le faltaba un lanzador.
A los 20 del primer tiempo, cuando Espinoza ya había desaprovechado otra oportunidad de mostrar que puede jugar en este club (¿Cuantas más va a tener? Se lo ve nervioso.) tener sentado en el banco a Cardona empezaba a sentirse un pecado.
La buena de las decisiones del Mellizo fue el nivel de Mas, Fabra escala por afuera, Emanuel hoy trepó por el medio, estuvo en circuito de ataque y si el bueno de Frank se marcha al Everton inglés habrá que buscarle un suplente. La otra apuesta fue Wanchope, que jugó un muy buen primer tiempo, pivoteando, rebotando de espalda, dándole peso ofensivo, altura, tuvo las suyas para convertir y cuando el destino le mostró las cartas y fabricó ese penal que podía haberlo premiado y a dormir contento, lo pateó mal, complicado, primero muy recto a la pelota, luego demasiado de costado y al fin, demasiado alto. Luego de eso se cayó, entregó mal, perdió confianza, ya no aguantó la pelota y salió por Bou que siempre tiene y muestra ganas, se fue aplaudido Ramón porque en su inmensa mayoría al hincha de Boca le cae bien y confía.
Para un comienzo está aprobado el examen que Boca dio ante su gente, para ser candidato falta y mucho, para que esta sea la casa del campeón hará más falta solidez, el arquitecto que vive en Guillermo deberá moldear un equipo que pueda fiar sin miedo, y que los sueños no se acaben de repente en una noche sin fe, ante un equipo Del Valle.

 

Textos: Carlos Borzani

Autor: Luis Alejandro Puig

Encontrá toda la info de Boca en nuestras redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *