viernes 14 de octubre de 2016

Guillermo: “Boca es un club para dirigirlo diez años”

Guillermo habló del sistema, del plantel, de las salidas de Orion, Díaz y Osvaldo; del momento de Carlitos y de todo lo que se viene, en el Diario Clarin.

Compartí esta nota

Habla y piensa. Piensa y habla. No se corre de su libreto ni deja de lado su cara de póker. Sólo una mueca de sonrisa, cada tanto, rompe su ceño serio. Así es el DT de Boca. Y mano a mano con Clarín analiza pasado, presente y futuro de su equipo de cara al último tramo del año.

-¿Cómo está Boca?

-En un recorrido ascendente y buscando lo máximo que podemos dar. Hoy siento que estamos lejos porque veo los entrenamientos y después los partidos y noto que no alcanzamos el nivel que podemos lograr, más allá de que incluso al hacerlo por pequeños tramos de los partidos podemos llegar a ganar.

Mirá también: Tevez vuelve y Gago calienta motores en Boca

-¿La identidad del equipo está clara o todavía la están buscando?

-La identidad está. Siempre proponemos atacar y dominar el juego. Contra Tigre por ejemplo tuvimos el 67 por ciento de la posesión de la pelota y generamos situaciones claras de gol, pero empatamos. Los partidos te dan información todo el tiempo. La analizamo, pero necesitamos tener la pelota más tiempo, generar más y convertir.

Mirá también: Baldassi: “Con el gol de Tevez a River escuché el silencio más grande en una cancha”

-¿El “techo” del equipo son esos 25 minutos en el 4 a 1 a Quilmes?

-Sí, pero no puede durar ese rato nada más. Tiene que mantenerse en los 90 minutos. O al menos aprovechar esos ratos para definir: ese día en 25 minutos cerramos un partido, algo que es difícil de lograr en el fútbol de hoy. El techo es seguir atacando y también haciendo los goles…(piensa) pero el tema de la eficacia es otro tema a tratar. Lo más importante es manejar el partido. Somos Boca y tengo claro que todos esperan a ver nuestra propuesta para luego dar la suya.

-¿Para esta idea era necesario el cambio de jugadores y el táctico?

-No, era una idea que podía aplicarse con otro sistema táctico también. Pero eso lo vas sosteniendo con el tiempo y con los resultados. Porque la gente, y muchas veces los jugadores, confía mucho más en un sistema táctico de acuerdo a un resultado. Es una realidad.

-¿Vos tenés todo lo que pediste?

-Hubo nombres que tal vez no pudieron llegar por diferentes motivos, pero estoy conforme con el plantel.

-Boca invirtió mucho en el mercado de pases. ¿Se analiza o se cuestiona desde ese lado al equipo?

-Pero se fueron muchos jugadores también. De experiencia como Orion y Cata Díaz y otros como Lodeiro, a cual se lo vendió. Todos eran titulares. Era un recambio que Boca necesitaba…y los jugadores también, para seguir con sus carreras. Algunos tenían ganas de cambiar de aire, porque llevaban mucho en el club. (Andrés) Chávez por ejemplo llegó un día y me dijo ´me voy, necesito otro aire por un tiempo´. Lo necesitaba. Es jugador de Boca y confío en que si vuelve le va a dar cosas al club. Es un plantel que venía con un desgaste de arrastre con lo de la Copa, con los cruces con River y que incluso más allá del titulo que consiguieron tenían un peso extra.

-¿A todos los tenías en cuenta?

-Salvo por la situación de Osvaldo, no hubo ninguna decisión mía de cortar la carrera de alguien en el club. Con el Cata y con Orion hablé y ellos terminaron optando por otras posibilidades.

-Ahí hubo un cambio de liderazgo. ¿Cómo observas esa situación?

-Están Carlos y Fernando. Hay algunos con voz firme. Pero también aspiramos a que se hagan fuertes los chicos como Pavón, Cubas y Bentancur. Deben empezar a mostrar su carácter y lo que significa usar esta camiseta. Tienen un nivel futbolístico que los respalda pero ya no son más los chicos de Inferiores o juveniles a los que se los debe cubrir a un costado; ya tienen que ser la realidad de Boca y deben asumir esa responsabilidad.

– ¿Te cuesta meterte en la cabeza del futbolista de hoy?

-Es difícil darse cuenta del accionar de cualquiera y de por qué se hace algo. Hay que estar en la cabeza del jugador, porque es un ser humano y necesita disgregar la cabeza y el esfuerzo que hace en otras cosas. Pero hoy hay un contexto que en mi época no había, que son las redes sociales. Hay que estar atento, porque el hincha te exige todo. Que juegues bien, que te cuides y que no te expongas. Sos jugador las 24 horas; para lo bueno y lo malo.

¿El 4-2-3-1 llegó para quedarse?

-Para este momento de Boca, y por los jugadores que tengo, entiendo que es lo mejor. Pero no voy a encasillarme. Si creo que tengo que cambiarlo lo voy a hacer. Puede ser que el 4-3-3 siga siendo el sistema que más me gusta, pero hoy este es el mejor para el equipo.

-¿No crees que hay demasiados volantes en el plantel?

-La competencia de un equipo como Boca requiere eso. Esa es la competencia real. El que está afuera tiene que dar un mensaje claro para el de adentro: ´rompela porque si no la rompés, entro yo y la voy a romper´. Nosotros en el primer semestre tuvimos que jugar con muchos juveniles y no nos fue bien. Ni a Boca en los resultados ni a los chicos con su aprendizaje.Los equipos del nivel de Boca tienen que tener un plantel de jerarquía. En la cancha y en el banco. Yo pongo a Boca a la altura del Real Madrid o del Bayern Münich. Y esos equipos arman planteles en los que los jugadores se pelean para sacarse el lugar en la cancha; eso debe pasar acá.

-¿Ves al fútbol argentino muy exigente con todos?

-El fútbol argentino no está exigente; está exagerado. La vara está exagerada. No se exige desde el análisis, se exagera desde el resultado. Cualquier equipo que hace cuatro años no están en la pelea se les pide ser campeón. Se le exige que lo sean. ¡Y es para todos! Para los grandes y para los chicos. Se les exige demasiado, porque si sólo sale campeón uno siempre hay otro en falta para obligarlo…

-Arruabarrena decía que por el desgaste no hay que pasar más de dos años en un club. ¿Vos qué pensás?

-Que Boca es un club para dirigirlo por diez años. Así como cuando era jugador lo pensaba y decía que si no venía un club como Real Madrid no había que irse, ahora creo lo mismo. El día que me vaya del club tengo que haber dado todo, haber armado el mejor equipo y dejar un equipazo. No sé cuándo llegará, porque tengo contrato hasta el junio de 2017. Pero trabajo para que Boca crezca a día a día. Estoy bien, cómodo. Sabía que era desgastante pero me gusta estar acá…es el mejor club.

La mirada sobre Tevez

– En la previa al partido contra Lanús en Mar del Plata, Tevez dijo que pensaba en retirarse a fin de año. ¿Hablaste con él?

-Hablé con él y hablo mucho todo el tiempo. Confío en que va a estar con nosotros por lo menos hasta el final de la temporada, en junio. Después de eso, él tendrá que resolver qué quiere hacer. Ya tiene 32 años, antes de junio cumplirá los 33 y cuando llegás a esa edad empezás a pensar todo el tiempo en lo que vendrá. A mí me pasó cuando era futbolista y hablamos de eso. Porque es un momento en el que te ponés a pensar qué sentís, qué podés darle al equipo, qué querés hacer todos los días, si querés entrenar, si querés jugar los domingos, si hay objetivos que te siguen importando. Lo veo en el día a día y no tengo dudas de que se quedará con nosotros.

-¿Y si no se queda?

-Se va a quedar …(risas).

-¿Necesitás que vuelva a su nivel?

-Contra Belgrano antes de la expulsión estaba bien, había vuelto al gol… y contra Lanús fue el mejor del equipo, apareció en los momentos clave. Debe seguir así porque es determinante para el equipo.

Entrevista: @MatiBustosMilla

Fuente: www.clarin.com.ar

Autor: Sebastián Gonzalez

Encontrá toda la info de Boca en nuestras redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *