jueves 28 de septiembre de 2017

La Columna de Boca: En los partidos importantes…

Copa Argentina: Rosario Central 1 - Boca 0

Compartí esta nota

Una vez más, Boca volvió a fallar en un partido de los importantes. Esos que te marcan el camino. Los que no tienen revancha y son necesarios para las grandes consagraciones. Aquellos que piden algo más que lo meramente futbolístico. Y más allá del gran momento que atraviesa el equipo, la eliminación es un aviso de que todavía queda mucho por mejorar. No hay que dramatizar, es cierto, pero el objetivo es llegar de la mejor manera a la Copa Libertadores y para eso falta bastante.

El problema viene incluso desde hace algunos años, cada vez que aparecen compromisos en los que el rival le cierra los circuitos y ensucia el juego. La sensación es que falta algo. Un plus. Quizá la personalidad para sobreponerse a estos conflictos y salir adelante desde la inteligencia. En esta ocasión sucedió especialmente en el segundo tiempo, del que hay poco para rescatar. Lo que hizo Rosario Central fue simplemente mantener la presión, abusar de las infracciones y demorar demasiado.

Los errores defensivos que se observaron también son conocidos. El tema es que en la mayoría de los partidos, Boca se mide con equipos a los que les saca una diferencia abismal desde lo futbolístico. Le llegan poco, le convierten aún menos y las falencias no quedan tan expuestas. Los problemas en envíos de pelota parada vuelven a encender las alarmas. Y la última línea no termina de afirmarse. Tiene deslices no tan groseros como antes, pero tampoco entrega la seguridad que se necesita.

Está claro que no se jugó como lo venía haciendo. Solo pudo mostrar algo de su fútbol después del gol, aunque careció de profundidad para lastimar. La velocidad de Pavón se vio de a ratos, Benedetto estuvo impreciso y a Cardona le sigue faltando adoptar otro ritmo para tener mayor participación. La lesión de Espinoza le quita a Guillermo la chance de tener un recambio que esté a la altura, como sucede con Nández. El uruguayo cada vez que entra demuestra que puede ser titular.

El trabajo de la mitad de la cancha estuvo bloqueado y nunca le encontró la vuelta: Barrios se destacó con sus quites permanentes, pero Gago y Pablo Pérez tuvieron muchísimas dificultades para desarrollar su juego. Como anécdota quedarán los innumerables resbalones de los jugadores de Boca, que increíblemente hicieron la entrada en calor en el terreno y evidentemente no se prepararon como debían. Pequeñas curiosidades que a veces son detalles que terminan por explicar muchas cosas.

La derrota cortó un invicto de 12 partidos y además le puso fin a la racha de 13 encuentros consecutivos en los que el equipo había convertido. La reacción debe ser rápida, porque el domingo hay que ganarle a Chacarita para seguir arriba en la Superliga y demostrar signos de recuperación. Ya nadie hablará de Rosario Central. Tampoco del inadmisible proyectil que recibió el juez de línea ni del claro penal que el resultado evitó que fuera una nueva polémica en este ya tradicional cruce de Copa Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *