jueves 16 de febrero de 2017

Nunca tiene paz

"Se corta el campeonato en un momento que hemos crecido, hay que prepararse para después del receso", manifestaba Guillermo Barros Schelotto en diciembre del año pasado en referencia al corte del torneo argentino. ¿Se hubiera imaginado que el párate iba a revolucionar el presente?

Compartí esta nota

Boca consiguió alcanzar su mejor nivel en la ‘Era Schelotto’. Victoria frente a San Lorenzo (0-2), Racing (4-2), River (2-4) y Colón (4-1). Triunfos en los clásicos y goleada en la despedida de Carlos Tevez como jugador Xeneize para cerrar un 2016 en la cumbre del campeonato y sacándole tres puntos al escolta. Pero Boca no tiene paz. Nunca tiene paz…

Comenzaron las dudas en el arco. Primero con la insistencia de incorporar a un arquero de jerarquía y luego, tras un error fatal frente a Aldosivi en Mar del Plata, Axel Werner se subió a la ola de críticas mientras que Agustín Rossi espera un lugar en el once inicial.

En la mañana del martes 14, Juan Manuel Insaurralde y Jonathan Silva tuvieron un encontronazo a trompadas en el medio de la práctica en el complejo Pedro Pompilio. Pidieron disculpas públicamente y fueron sancionados. No cobrarán 15 días del sueldo de febrero ni una parte proporcional de la prima anual que perciben y no podrán estar presentes en los amistosos antes del inicio del campeonato argentino.

Tan solo 24 horas después, se filtró un video perteneciente a las cámaras de seguridad del hotel, donde Boca se concentró para los amistosos de verano. Ricardo Centurión, otra vez, en el ojo de la tormenta. Se lo ve alterado y retenido por sus compañeros en los pasillos del lugar donde se hospedaban en Mar del Plata. Sin embargo, no recibió ninguna sanción.

Guillermo y Gustavo Barros Schelotto llegaron a Boca para ordenar el vestuario. De todos modos, parece dificultoso tener una disciplina marcada y tajante en el Xeneize.

Y como si lo detallado anteriormente no fuese suficiente, la renovación de Fernando Gago -hoy por hoy el único referente del plantel- es una incertidumbre. Daniel Angelici dejó en manos de Matías Ahumada, tesorero del club, la negociación entre Boca y el volante. Sin embargo, pasan los días y los números de ambas partes siguen sin acercarse. Difícil.

Así y todo, con dudas en el armado del equipo, la mala conducta de los jugadores, el futuro del capitán sin resolver y el Presidente ausente, Boca mira a todos desde la cima del torneo doméstico.

 

¿Aguantará el equipo de los mellizos?

Textos: @SabiniMaty

Autor: Luis Alejandro Puig

Encontrá toda la info de Boca en nuestras redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *