lunes 26 de junio de 2017

Primeros los huevos, después las gallinas

Boca Juniors sumó su estrella N° 66, los futbolistas que se consagraron campeones dos partidos antes del cierre del campeonato de Primera División, llegaron a la Boca en un micro acondicionado para la ocasión y revolucionaron las calles del barrio.

Compartí esta nota

El Xeneize tuvo su fiesta en la Bombonera, en un estadio colmado un buen rato antes del comienzo del partido con Unión de Santa Fe. El resultado influyó para que la fiesta sea aún mayor, pero el jolgorio iba a estar pese a como fuera el final. Las calles de Buenos Aires se vistieron de azul y oro, ya que se coparon todos los puntos de todas las provincias. Boca, con dos goles de Darío Benedetto, celebró su título de campeón del fútbol argentino ante el conjunto santafesino, donde se impuso 2-1 en el partido por la última fecha del campeonato.

El ‘Pipa’ Benedetto abrió el marcador a los 12 minutos del primer tiempo desde la derecha y con un ángulo muy cerrado. Ya en el complemento, en el minuto 3, luego de una muy buena jugada colectiva, Darío volvió a convertir. Así el goleador del torneo, llegó a 21 tantos en la temporada. Diez minutos después descontó Brian Blasi, de cabeza, para Unión.

Boca realizó una campaña de campeón y llegó a los 63 puntos, mientras tanto, el “Tatengue” sumó 32 unidades y se devoró a tres entrenadores, Leonardo Madelón, Juan Pumpido y Pablo Marini, despedido el jueves último tras la derrota en Santa Fe ante Independiente por 3-0.

Y llegó la gran celebración, una vez terminado el cotejo, se realizó una fiesta de luces y sonido en La Bombonera para las 60 mil almas que coparon el estadio. Fue iluminado por celulares y flashes, aparecieron 66 estrellas encendidas que se juntaron para dar una vuelta olímpica, mientras un reloj marcaba los 112 años, días, horas y minutos del club en Primera División.

Los futbolistas fueron ingresando acompañados por reflectores lumínicos hasta el palco para la premiación.

El plantel campeón de Boca dio la vuelta olímpica en una colmada Bombonera, en medio del humo de los fuegos artificiales. Con cotillón, banderas y sombreros propios del carnaval carioca, y con la Copa entregada minutos antes, los futbolistas recorrieron el campo de juego a paso lento.

En la Ribera hubo fiesta hasta el último minuto que se quedaron los jugadores, la hinchada coreó entre otros “La Boca es alegría, la Boca es carnaval” y quedó muy claro que primero fueron los huevos y después las gallinas.

 

 

 

 

 

 

Textos: @BianMirandsil

Autor: Luis Alejandro Puig

Encontrá toda la info de Boca en nuestras redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *