domingo 2 de octubre de 2016

Sebastián Pérez: “Este año me han pasado cosas lindas”

El antioqueño de 23 años, que hace pocos días debutó con la camiseta del Boca Juniors, redondea un 2016 en el que fue campeón de la Copa Libertadores de América, fue llamado por primera vez a la selección nacional y fue papá.

Compartí esta nota

Cuenta que se está adaptando a las calles de Buenos Aires, que le encanta una ciudad a la que sólo vino de paso, para jugar con Atlético Nacional, y que está empezando a explorar con curiosidad de turista. Aunque por ahora sólo se mueve de la Ribera a Puerto Madero, donde reside desde hace algunos días. Es una nueva etapa en la vida de Sebastián Pérez, la más feliz de sus jóvenes 23 años. “No me puedo quejar de este 2016. Este año me han pasado cosas muy lindas. Fui papá, me llamaron por primera vez a la selección, hice un gol contra Ecuador, fui campeón de la Libertadores con el equipo del que soy hincha y me contrató Boca”, enumera el volante, mano a mano con El Espectador en Casa Amarilla, cuando el mediodía se deshace entre las nubes negras de una primavera remolona.

Más no puede pedir Pérez, a una semana de su bautismo azul y oro, contra Quilmes en La Bombonera. Jugó bárbaro este volante antioqueño que jamás imaginó un futuro vinculado al fútbol. De hecho, cuando era un pequeño que empezaba a corretear en Envigado, su lugar en el mundo, no le gustaba jugar a la pelota. “Mi hermano Julián me decía: ‘vamos a patear’, y a mí no me gustaba. Entonces, me ponía en el arco. Tenía 7 años y era portero”, rememora. Entonces, era común verlo vestido con la camiseta de René Higuita, uno de los máximos ídolos de Atlético Nacional, o la de Claudio Taffarel, número uno del seleccionado brasileño.

Yimmy Arango, emblema verdolaga, le vio pasta en el torneo Pony Fútbol y convenció a su padre de que ese niño tenía futuro en el mediocampo. Lo que siguió fue una historia cargada de éxitos desde que debutó con la camiseta del Rey de Copas de Colombia. En apenas cinco años, se corporizó en el futbolista más ganador de la historia del club –junto a Franco Armani– y tocó el cielo con sus manos el 27 de julio, cuando se consagró campeón de la Copa Libertadores en el Atanasio Girardot.

“Es lo máximo que me pasó en mi carrera. Todos saben el amor que tengo por Nacional y el hecho de haber podido coronar con la Libertadores fue algo maravilloso”, dice Pérez, quien hoy está nuevamente convocado para jugar ante Tigre, por el torneo argentino, uno de los objetivos de Boca en este segundo semestre.

¿Qué sintió en su debut con la camiseta de Boca y justamente en un estadio tan mítico como La Bombonera?

“Fue muy emocionante entrar por primera vez a la Bombonera con la camiseta de Boca. Yo soy hincha de Nacional, es una de las hinchadas más importantes de América. Y es un equipo muy grande. Miraba por televisión los partidos de Boca y, la verdad, es impresionante lo que se siente en el campo de juego. Fue algo único. Ya me habían contado lo que generaba. Pero cosa totalmente distinta es vivirlo. Y estoy muy contento con mi rendimiento. Me había costado dormir en la noche previa”.

¿Quiénes son sus referentes?

“Crecí viendo a Fernando Gago, con el que tengo la suerte de compartir el plantel ahora. A Éver Banega… Y pensaba hacer lo mismo, vi muchos videos, siempre trato de hacer lo que me enseñan los jugadores importantes. Pero tengo mi estilo y quiero imponerlo”.

Boca tiene un plantel cargado de volantes, ¿cómo afronta esta competencia, teniendo en cuenta que usted siempre fue titular?

“La competencia es sana con cada uno de ellos. Yo creía que iba a pelear el puesto con el otro Pérez, Pablo. Por características, pensé que tenía que pelear un lugar con él. Pero contra Quilmes jugamos juntos y lo hicimos de buena manera. Entonces, no te puedes relajar. Hay muy buenos mediocampistas y de enorme calidad. Y si tienes que recuperar, tienes que recuperar, y si tienes que jugar, tienes que jugar. Hay que hacer lo que piden el partido y el entrenador”.

¿Ya se acostumbró a esperar por su oportunidad? En los dos primeros partidos quedó afuera del banco y recién el domingo pudo debutar.

“Las dos primeras citaciones, yo estaba seguro de que me iba a quedar afuera, pero era lógico porque había participado de pocos entrenamientos. En el tercero, me sorprendí. Creía que la tercera iba a ser la vencida. Pero Guillermo me tranquilizó, me dijo que iba a tener mi oportunidad cuando estuviera al ciento por ciento, quería que conociera bien al grupo, que empezara a trabajar con el equipo. Y, la verdad, tuvo razón porque hice mi presentación en el momento indicado y me sentí en un gran nivel”.

Compartir el vestuario con dos compatriotas hace más fácil la adaptación. ¿Qué destaca de Fabra y Barrios?

“Claro, cuando iba a venir a Boca, hablé con Frank para preguntarle algunas cosas. Tanto él como Wílmar son un apoyo muy grande. En un grupo tan extenso, donde cada uno tiene su afinidad, es una alegría mayor dialogar con compatriotas. Es muy bueno para poder entrar en el grupo, me siento más acoplado a mis nuevos compañeros. La verdad, me recibieron muy bien”.

Mauricio Serna lo recomendó para jugar en Boca. ¿Una de sus metas es quedar en la historia del club como Chicho?

“Por lo que sé, habló con Guillermo, que le pidió referencias y se las dio. Chicho dice que me trajo, pero no es así. Habló muy bien de mí y yo estoy muy agradecido porque me abrió una puerta grande. Claro que ahora es una época diferente. Aquella fue de lo más ganadora, con un grandísimo entrenador como Carlos Bianchi. Y nosotros estamos intentando construir lo mismo, con tranquilidad, paso a paso. Materia prima hay”.

¿No cree que junto a Fabra y a Barrios podría reeditar la ‘Armada del Pacífico’ que tanto éxito tuvo con Óscar Córdoba, el “Patrón” Jorge Bermúdez y “Chicho” Serna?

“Somos tres colombianos, ojalá la historia se repita. Obvio, queremos eso, es la ilusión más grande que tenemos. La gente de Boca nos dice que recuerda la época de Óscar, el Patrón y Chicho. Ojalá podamos revivirla. Hay una similitud. Esperemos dejar huella, como también lo hicieron Fabián Vargas y Luis Amaranto Perea”.

¿Y qué le genera tener de compañero a Carlos Tévez, una figura destacada del fútbol a nivel continental?

Tevez es un referente, el máximo líder del equipo. Y una muy buena persona. Realmente, nos acogió de buena manera. Yo lo admiro mucho. Hizo una gran carrera en Europa, siempre siendo titular, ha jugado en grandes equipos. Me llena de orgullo jugar con él.

¿No se quedó con las ganas de disputar el Mundial de Clubes con Atlético Nacional? ¿Eso lo hizo dudar de venir a la Argentina?

“Pienso que en el fútbol todo tiene sus etapas. Y el mío era un ciclo cumplido en Nacional. Mi meta era ganar la Libertadores y lo logré. Después, ir a Japón es algo impresionante, no se da todos los días. Pero si uno se deja guiar por el objetivo inmediato, cada año hay metas. Después, iba a venir otra Copa y otra más. Si fuera por los torneos a ganar, me hubiera quedado toda la vida en Nacional. Pero apareció Boca y quería un cambio de aire. No lo dudé”.

¿Parte de este gran momento se lo debe a Reinaldo Rueda?

“Tiene muchísimo que ver. Me pongo a pensar todo lo que pasó desde que llegó el profe y tengo que decir que gracias a él hoy estoy jugando en Boca. Porque pude ganar la Copa Libertadores, una Superliga, una Liga, pude jugar en la Copa América, muchas cosas buenas me pasaron con Rueda”.

Habló de la selección, ¿qué se puede esperar de los partidos contra Paraguay y Uruguay?

“Hay una expectativa muy grande. Queremos conseguir los seis puntos para acomodarnos en la tabla. En Asunción siempre nos va bien. Paraguay cambió el técnico y varios jugadores. Tiene muy buen juego aéreo. Uruguay, en cambio, tiene una base armada y es un equipo que se conoce muy bien. Y hay que cuidarse de Luis Suárez, que es un grandísimo goleador”.

¿Y cómo está Colombia?

“Cambiaron algunos jugadores en estas últimas convocatorias y no se sintieron las ausencias de los más experimentados. Y los que estamos hace menos tiempos nos acoplamos muy bien, no nos pesó la camiseta”.

¿Cuánto evolucionó desde que lo dirige Pékerman?

“José les da confianza a los jugadores que están por primera vez, la mayoría no habíamos podido ir al Mundial ni a la Copa América de Chile. En los partidos, en las charlas, te saca tu potencial, te da libertades. Y eso es lo más importante. Es un hombre sabio”.

Entrevista: @davellaneda77

Fotos: Departamento de Prensa Club Atlético Boca Juniors

Fuente: www.elespectador.com

Autor: Luis Alejandro Puig

Encontrá toda la info de Boca en nuestras redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *