jueves 3 de mayo de 2018

Viven

Fase de grupos 5/6 Copa Libertadores: Junior 1 - Boca 1 (Luis Carlos Ruiz e/c).

Compartí esta nota

A 45 minutos estuvo Boca de morir en esta Copa y no se ahorraría en balística, no sería chica la hoguera donde el famoso mundo Boca se hubiera empezado a quemar, inclemente.
El invento que el árbitro transformó en penal y que Ruiz cambió por gol después de que a Rossi el destino le niegue una caricia entre tanto bife, hizo sonar las alarmas.
El partido era malo, pero el equipo de Guillermo estaba en partido. Jugando mal, igual que Junior, pero si alguno podía pedir algo más era el Xeneize. Había tenido un remate de Tevez de sobrepique, al que Viera mandó al córner, estirando hasta el dedo más chico de la mano.
El final del primer tiempo dejaba preocupación y el famoso calor de Barranquilla ahogaba mucho más que un partido de primera ronda.
El ciclo del Mellizo tenía fecha de vencimiento en Diciembre, a Tevez le iban a caer como inflación al salario, Pérez de mal partido hubiera sido el capitán de la derrota y en estos tiempos de grietas en las plateas y piñas en la de socios, nos hubiéramos encontrado comiéndonos entre nosotros.
El segundo tiempo trajo tres divididas a favor del visitante para compensar el incomprensible penal mal sancionado. ¿Cuando perdimos tanto peso en la Conmebol? Y en una de esas Pavón donde más cómodo está, por izquierda, acomodó un tiro libre, Junior de Barranquilla marcaba mal la pelota parada pero del otro lado del televisor muchos pensamos… Arco! Y al arco fue, adentro del arco tras pegar en el mismo Ruiz que había antes festejado y grito de gol mezclado con angustia, con notas de desahogo.
El mejor jugador vestido de amarillo esta ocasión, otra vez fue Wilmar Barrios, corazón y esperanza de este equipo que sin él, ya estaría eliminado. Llegó en duda, con lo justo, aguantó 83 minutos y dejó su lugar a Sébastian Pérez. Ya que se le pide tanto al 5 colombiano, sería justo preguntar: ¿Por qué no le dan la cinta?
La tarde noche dejó otro blooper de Rossi, errando con izquierda y revoleando con derecha que de haber sido fatal lo hubiera dejado en Colombia sin pasaporte y sin plata.
Cuando faltaba nada, el Pérez colombiano dejó corta una pelota envenenada que dejaba al arquero otra vez a mitad de camino. Lo ayudan muy poco, a Dios gracias Magallán que tuvo una noche difícil con Chara se redimió contra Teo Gutiérrez que contra Boca siempre habla más de lo que juega.
Entraron Cardona y Buffarini por Reynoso y Jara, al Volante se lo vio más lento de lo normal, falto de ritmo. Bebelo Reynoso aunque inconstante había podido romper líneas con tres o cuatro pases de su característica.
Cuando se tiene la soga al cuello no se puede salir de frac, el desafío es pasar el grupo y luego si, dejar de subestimar la Copa que hasta ahora es el principal problema de Guillermo, aprovechar el libro de pases, traer apellidos que serenen el arco y a la zaga central le den garantías. Recuperar a Gago y Benedetto, encontrarle una solución a la altura de un resfrío de Pavón y recién ahí alineando la realidad con las obsesiones, Boca podrá ir a buscar la Copa Libertadores que tanto necesita.
Si, ya se, en el medio hay que salir campeón de la Superliga. Ganarle a Alianza Lima en la Bombonera y que Junior no le gane al Palmeiras en Brasil.
Hemos sido optimistas en escenarios más hostiles y es que además te propongo y te reto hasta que encuentres, algo difícil, infrecuente, tráeme un Bostero sin fe!!

¿Qué cobró en el gol de Pérez?

 

Fotos: Departamento de Prensa de Boca Juniors

Textos: Carlos Borzani

Autor: Luis Alejandro Puig

Encontrá toda la info de Boca en nuestras redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *