lunes 23 de enero de 2017

Walter Bou: “Entro convencido de que voy a hacer un gol”

Bou, cada día más letal en el área, se tiene una fe enorme y lo volvió a demostrar: arrancó el año a full y pide pista. Su obsesión por convertir, lo que le copia a Palermo y los consejos del melli.

Compartí esta nota

La pregunta de ocasión acerca de si la gente ya lo reconoce en la calle pese a no superar los veinte partidos entre oficiales y amistosos recibió una trompada de realidad seis segundos después de que Walter Bou saliera por la puerta giratoria del Costa Galana para la foto con Olé . El BMW negro detuvo su salida del estacionamiento: el conductor canoso bajó la ventanilla y le gritó hasta que el delantero lo escuchara y saludara. Era Guillermo Coppola. Mike Amigorena y Pía Show llegaban para almorzar con Mirtha Legrand. Ambos se detuvieron a mirarlo. Si sabían quién era nunca lo sabremos, pero al menos lo intuían como Bou intuye al gol cuando está cerca del área. Mar del Plata, ciudad testigo de la nueva prueba.

-Tus números impresionan: 9 goles en 18 partidos, cinco en los últimos cinco. ¿Jugás sabiendo que la vas a meter?

-Sí. En cada partido, sea amistoso u oficial, pienso que alguna voy a tener y que voy a convertir. Es así: entro convencido de que voy a hacer un gol. La que tenga, que vaya al arco.

-¿En las prácticas igual?

-Obvio. Siempre quiero convertir, para un delantero es importante hacerlo hasta en los reducidos. Ahora con Pipa (Benedetto) le estamos dando tranquilidad al técnico porque estamos convirtiendo los dos.

-¿Enganchaste rápido la repetición del gol?

-Sí, lo volví a ver enseguida porque me lo pasó el chico que trabaja con el tema de los videos. Fue muy lindo, salió bien.

-Es raro que te hayan buscado por arriba.

-Habitualmente trabajamos que la pelota venga por abajo, aunque tampoco descartamos los centros aéreos. Pero Nazareno Solis me mandó un centro perfecto, en el que no le tenía que dar tanta potencia sino sólo dirección. Me quedaba muy difícil meterla en el primer palo porque me había pasado mucho, así que apunté al segundo. Salió impresionante.

-A los pocos minutos metiste una asistencia que no terminó en gol. Más allá de que puntualmente hayan salido bien las dos, ¿te sentís cada vez más completo?

-Sí. En cada entrenamiento trato de aprender y en los partidos busco soltarme más. Todos me brindan confianza y día a día me voy sintiendo mejor.

-¿De qué manera te perfeccionás?

-Siempre pienso en eso. Trato de ver mucho a mi hermano, fundamentalmente como aguanta y se mueve de espalda. También como la toca y va o gira de frente al arco en un sólo movimiento. Lo trato de imitar. Ahora lo tengo a Pipa que lo miro mucho e intento copiar sus movimientos.

-¿Qué quisieras sumar?

-El cabezazo. Es fundamental para un 9.

-¿Cómo se mejora?

-Trabajando el movimiento. En el acomodamiento del cuerpo cuando saltás está la mitad de todo. Para ganar la posición y para que no te desacomoden, para estar fuerte cuando te chocan. Cuando estás en el aire te soplan y te desacomodan. Tenés que saltar y estar fuerte para agarrar bien la pelota.

-¿Y en ese aspecto a quién seguís?

-Y… Palermo era impresionante. Le tirabas calefones y te la mandaba a guardar. Trato de ver videos de él y de varios más también.

-Encima con el nuevo esquema sabés que centros te van a llegar…

-Sí, obvio. Quiero implementar eso porque sabés que los jugadores que tenemos en una gambeta se sacan al defensor de encima y te la pueden tirar. Para mí es buenísimo y me obliga a estar siempre atento, a mil por mil.

-¿Guillermo qué te quiere corregir?

-El me da mucha tranquilidad en el momento de jugar. Sé que me fue a buscar y tiene confianza en mí. ¿Sabés que me dice siempre? “Andá al primer palo, andá al primer palo”. Que no muchos delanteros van y que podés tener buenas oportunidades. Sirve para anticipar y con un toque que hagas la podés meter.

-¿Para qué estás?

-Es que eso no lo decido yo. Lo único que me pone bien es saber que lo estoy dejando tranquilo al técnico porque sabe que cuando me necesita, estoy. Después, si tengo que esperar en el banco no hay drama, pero cuando me toque tengo que estar preparado.

-¿Cómo hacés para mantenerte centrado y no encandilarte con las luces del Mundo Boca?

-Lo tengo de ejemplo a mi hermano. Siempre me aconseja y sé cómo es él. Yo soy muy tranquilo igual, no me gusta ni hablar ni aparecer mucho. Además yo soy muy hincha de Boca, lo que más quiero es hacer las cosas bien para quedarme. Soñaba con estar acá en Inferiores, poder hacerlo es cumplirlo. Acá en Inferiores tenés todo, pero por ahí no valorás las cosas, lo hacés recién cuando tenés que irte y te das cuenta de que no es igual en todos lados. Yo sé lo que es irme. Me tocó ir a Gimnasia, donde no tenía las mismas comodidades que acá y pensás: “¿por qué no lo valoré?”.

-¿Volviste recargado?

-Totalmente. Volví para aprovechar cada segundo.

-¿La gente qué te dice?

-Me pide fotos y a veces me sorprendo porque son señoras grandes o nenes muy chiquitos. ¿Sabés qué? Todos me hablan del gol a River. Lo que quedó es eso. “Hola, ¿cómo estás? Que gol que le hiciste a River”. Así.

-Te marcó.

-Y sí. Igual lo digo como hincha de Boca, te queda grabado. Fue en el Monumental, ganamos. Lo vi un montón de veces. No puedo creer que estaba ahí, en ese momento. Más que nunca había podido ir a ver ningún superclásico, ni amistoso. Nada. Estar en ese momento y convertir… No me lo olvido nunca más.

Entrevista: @juanszeinfeld

Fuente: www.ole.com.ar

Autor: Luis Alejandro Puig

Encontrá toda la info de Boca en nuestras redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *